En muchas ocasiones, los educadores tienden a recurrir a la memoria de sus alumnos y alumnas como la única herramienta de aprendizaje. A través de estas metodologías repetitivas, día tras día los peques van grabando los conocimientos sin que muchas veces lleguen a entender de dónde viene el concepto, o por qué tienen que aprenderlo. Esta metodología puede servir para aprender conceptos o para aprobar un examen, pero si lo que se busca realmente es un aprendizaje efectivo y desarrollar todas las capacidades de una persona, tenemos que usar otras técnicas.

La capacidad de relacionar y la abstración son imprescindibles para saber detectar y resolver problemas a lo largo de la vida. Y una buena manera de desarrollar estos aspectos es aprendiendo a programar. Es indiferente si se programan juegos, aplicaciones, robots o cualquier otra cosa. Tendemos a pensar que la programación solo es útil si en el futuro vas a estudiar una ingeniería, pero lo realmente importante es aprender a utilizar la lógica. Esto nos puede ayudar a no dejarnos llevar fácilmente por lo primero que nos digan. Por ello, cuando nos cuenten algo que no sabíamos con anterioridad, antes de aprenderlo, seremos capaces de analizarlo y usar nuestro cerebro para relacionarlo con otras cosas que sí que conocemos, y así conseguir tener un enfoque más global que nos ayude a “validar” ese nuevo conocimiento. De esta manera podremos aprender sin recurrir a la memoria.

Álvaro Arranz de Upgrade School