Adquirir una nueva habilidad siempre resulta una buena idea, ¿verdad? Gracias a eso, aprendemos a hacer algo diferente que nos motiva y que nos permite expresar de alguna manera todas las ideas que rondan nuestra mente.

Nuestros alumnos del curso Game Makers (desarrollo de videojuegos) vienen semana tras semana cargados de imaginación. Ya sea por cosas que viven en el instituto, con su familia, o por haber probado algún juego nuevo que les haya entusiasmado. El caso es que siempre tienen claro qué es lo que quieren crear.

Y aquí, en Upgrade School, les enseñamos cómo tienen que usar las herramientas de la mejor manera posible para hacer realidad sus proyectos:

  • Aprenden a editar imágenes, ya sea para convertirlas en texturas del escenario o para usarlas en los personajes.
  • También programan sonidos y efectos para que se reproduzcan cuando hay una colisión entre dos objetos.
  • Crean enemigos con inteligencia artificial.
  • Programan el momento exacto en el que ha de aparecer un objeto en el mapa y así no sobrecargar la escena.
  • Y así sucesivamente, programando un montón de scripts para controlar al personaje principal, para recoger items, para pasar de un escenario a otro…

Los más jóvenes aprenden mediante Scratch y otras herramientas web de programación por bloques. Los más mayores ya utilizan Unity 3D (el software más usado mundialmente para la creación de videojuegos), con lo que aprenden también C#, uno de los lenguajes de programación más utilizados en la actualidad.

Mientras van testeando todo lo que hacen, afianzan su habilidad con el uso del ordenador, utilizan atajos de teclado… y cuando unos prueban los juegos de otros y comparten sus progresos con el resto del grupo, ¡SE LO PASAN PIPA!